Las 11 cosas que hay que hacer en Castres

Quien soy
Carlos Laforet Coll
@carloslaforetcoll
Autor y referencias

Resumen
  • 1. Mansiones privadas
  • 2. Museos
  • - El Museo Goya
  • - El Museo Jean Jaurès
  • - El Museo del Catarismo
  • 3. Rugby
  • 4. El jardín del Obispado
  • 5. Un viaje en autobús por el río
  • 6. Un escenario en el Camino de Santiago
  • 7. Parque Gourjade
  • 8. Las casas de los Agout
  • 9. El teatro de Castres
  • 10. Especialidades culinarias
  • 11. El Sidobre
  • ¿Cómo llegar a Castres?
  • ¿Dónde dormir en Castres?

¡Paseen por las calles de la que se conoce como la "pequeña Venecia de Languedoc", y descubran las 11 cosas que hay que visitar en Castres!

Entre Toulouse y Albi, Castres es una tierra de tradición y pasión. Apodada "La pequeña Venecia de Languedoc" por sus casas que cuelgan sobre el río Agout, tiene muchas ventajas para los que están dispuestos a visitarla.


Espacios naturales, museos, parques, monumentos y, por supuesto, el rugby, esta ciudad de arte e historia tiene algo que deleita a todos los viajeros, desde los más pequeños a los más grandes.

Haga una parada cultural y gastronómica en la subprefectura del Tarn para un fin de semana o una estancia más larga, y descubra los 11 lugares de visita obligada en Castres.

También se debe leer: Las 11 cosas que hay que hacer en el Tarn

1. Mansiones privadas

Vestigios de un período próspero, el Renacimiento, las mansiones de Castres tienen una arquitectura notable. Sede del Tribunal de la Edición bajo Enrique IV, la ciudad vio a los magistrados acudir a la ciudad, marcando el comienzo de un período de riqueza.


A veces extravagantes, estas mansiones privadas disfrutan de una estética obvia, e incluso esconden algunos detalles inusuales. Diviértanse encontrándolas mientras deambulan por las calles durante su visita a Castres.

2. Museos

Visitar Castres es también una inmersión en una rica cultura y pasado. Así, muchos museos están dispersos por toda la ciudad, testimonio de una fuerte historia e identidad.

El Museo Goya

Por ejemplo, el museo Goya, situado en el antiguo palacio episcopal, alberga la mayor colección francesa de arte hispano, después del museo del Louvre. Picasso, Murillo, Velásquez y, por supuesto, Goya, todos los grandes artistas están representados en este museo, que proviene de una colección privada, y luego de un depósito del famoso museo parisino.

El Museo Jean Jaurès

Imposible visitar Castres sin evocar probablemente al más famoso chico de campo: Jean Jaurès. Paneles, películas, recortes de prensa, fotografías, objetos personales, retratan la vida y las luchas de uno de los más grandes políticos franceses.

El museo dedicado a él se compromete a respetar y difundir sus ideas profundamente humanistas.

El Museo del Catarismo

Sumérjase en la turbulenta historia de los cátaros, estos miembros disidentes y perseguidos de la Iglesia Católica. Escondidos en el lado del Tarn de la Montagne Noire, perturbaron la sociedad medieval local.

El Museo del Catarismo de Castres cuenta con un impresionante número de recursos y soportes que le permitirán desentrañar el misterio de los ritos, misterios y leyendas que rodean a esta singular orden.


3. Rugby

Tierra de rugby, Castres tiene un club mítico, un competidor importante en el Top 14: el Castres Olímpico. Durante más de 100 años, los equipos azul y blanco se han comprometido a transmitir los fuertes valores de este deporte, tan querido por Pierre Fabre.

Autenticidad, ayuda mutua, fuerza, coraje, espíritu de equipo, han permitido al club ganar el Escudo de Brennus 5 veces! Durante su visita a Castres, no pierda la oportunidad de ver los colores de Castres Olympique si tiene la oportunidad.

4. El jardín del Obispado

Como su famoso primo de Versalles, el jardín del obispado fue diseñado por André Le Nôtre. Este jardín a la francesa, con vista a la magnífica fachada del Teatro, se beneficia de un diseño preciso, lleno de finura, pero también de fantasía.

Pasear entre los bojes perfectamente podados, descansar en los bancos o al pie de la fuente, e inhalar el aroma de las coloridas flores que alegran este parque.

Catalogado como Monumento Histórico y un notable jardín, ofrece a sus visitantes un lugar muy agradable para pasear en verano y en invierno.

5. Un viaje en autobús por el río

Embárquese en el barranco de "Le Miredames" para una original y pacífica visita de Castres, a lo largo de la orilla del agua. Inspirado en las antiguas diligencias fluviales, este barco le lleva desde el centro de la ciudad hasta el parque de Gourjade navegando por el río Agout, en medio de sus casas típicas.


6. Un escenario en el Camino de Santiago

Situado en la ruta de Arles, Castres es a la vez punto de partida y de llegada de dos tramos del Camino de Santiago. En efecto, la ciudad marca el final de la etapa de Boissezon-Castres, y el comienzo de la de Castres-Dourgne y sus magníficas abadías.

Solos, con la familia o los amigos, a pie, en bicicleta o acompañados por animales, los peregrinos son numerosos cada año para dejarse guiar por las conchas amarillas que marcan el camino.

Castres alberga varias de estas conchas: fuentes en forma de conchas, una estatua del peregrino de Autan, la iglesia de Saint-Jacques, etc. Diviértete viéndolos durante tu visita a la ciudad.

7. Parque Gourjade

Un verdadero pulmón verde, el parque Gourjade es una parada ideal en su visita a Castres. Este oasis de frescura se dedica enteramente a la relajación, el ocio y las actividades al aire libre. Para los niños, alberga numerosos patios de juego, pero sobre todo, una mini-granja. Aprovecha tu estancia en Castres para venir a hacer un picnic y, por qué no, jugar al golf en este parque de 56 hectáreas.

Descubra también en el corazón de la finca de Gourjade, el CERAC, el centro arqueológico de Castres. Los pequeños disfrutarán jugando al aprendiz de arqueólogo, y los mayores admirarán los restos prehistóricos, que atestiguan la presencia humana en el alquitrán, ya en el período Neolítico.

8. Las casas de los Agout

Las casas de madera de color pastel son un verdadero paisaje de postal. Situados sobre el río Agout, estos antiguos talleres de artesanos de la lana, el cuero o el papel invitan a pasear por las orillas del río.

Pero también son un testimonio de la industria primaria de Castres: los textiles. De hecho, los tejedores, curtidores y fabricantes de pergaminos se aprovecharon de estas casas ya en la Edad Media. Varias veces restauradas, traen a la ciudad un encanto antiguo, y un apodo "la Venecia de Languedoc".

9. El teatro de Castres

Frente al Jardín del Obispado y al Museo Goya se encuentra un monumento único en Castres: un teatro al más puro estilo rococó. Construido por Joseph Galinier, alumno del famoso Nicolas Garnier, tiene una arquitectura exterior original e imponente.

El interior del edificio no debe ser superado con sus cúpulas y pinturas que adornan las paredes de terciopelo rojo del teatro. Su magnífica acústica y su equipamiento de alta gama hacen del teatro de Castres un lugar cultural ineludible.

10. Especialidades culinarias

Castres tiene varias especialidades culinarias que no deben perderse durante su estancia. Déjese tentar por las bougnettes, estas albóndigas de cerdo, pan y huevo, ideales para un típico entrante tarnés. Luego pruebe el Frésinat, un guiso de cerdo y patatas especialmente condimentado.

Si eres más goloso, la castraise de turrón y la calabaza están hechas para ti. Crujientes o fundidas en la boca, con almendras o limón, estas deliciosas pastas se pueden disfrutar como postre o como tentempié.

11. El Sidobre

Una formación geológica única en Europa, el Sidobre es una meseta que se extiende al norte de Castres. Esta tierra de granito es un maravilloso lugar de descubrimiento para jóvenes y viejos, entre leyendas locales y deportes al aire libre.

Accesibles a pie, en bicicleta o incluso a caballo, las rocas del Sidobre no revelan fácilmente todos sus secretos, ya sean estos misteriosos bloques de granito puestos en equilibrio, o sus bellos paisajes.

Puede intentar desvelar algunos de estos secretos en la casa de Sidobre, en el corazón del sitio, y dedicada al granito y a su ancestral explotación humana.

¿Cómo llegar a Castres?

Largo tiempo sin salida al mar, ahora es más fácil llegar a Castres, ya sea en coche, tren o avión. De hecho, se han desarrollado muchas infraestructuras para permitir que la ciudad se abra al mundo.

Tiene una estación de tren regional, que conecta la ciudad con las principales ciudades francesas en pocas horas: París y Lyon en 6 horas, Burdeos en 4 horas y Lille en 8 horas, con conexión a Toulouse cada vez.

En coche, Castres se beneficia de su proximidad a varias autopistas: la A10, la A20, la A7 y la A61. Así, París está a unos 700 km, Lyon a 500 km, Lille, Estrasburgo y Brest a unos 950 km.

Aparte del coche, la forma más fácil de visitar Castres es ciertamente en avión. De hecho, el aeropuerto de Castres-Mazamet le permite llegar a París en sólo 1h15. Para conseguir su billete al mejor precio, no dude en utilizar un comparador de vuelo como el Skyscanner.

¿Dónde dormir en Castres?

Ciudad turística, Castres tiene muchos hoteles, bed and breakfasts y casas de huéspedes para recibir a sus visitantes. Desde los suntuosos edificios renacentistas hasta los alojamientos con encanto o familiares, hay algo para todos. Para encontrar la oferta que le conviene, utilice un comparador de hotel.

La mayoría de ellas están situadas en el centro de Castres y ofrecen puntos de partida para visitar Castres sin necesidad de coger el coche.

Los campings y albergues juveniles también permiten a los veraneantes dormir barato en el corazón de la ciudad de Tarn. Del mismo modo, los alojamientos de la Airbnb en Castres son relativamente numerosos.

Audio vídeo Las 11 cosas que hay que hacer en Castres

Carlos Laforet Coll


Las 10 cosas que hay que hacer en Saint-Guilhem-le-Désert ❯
Añade un comentario de Las 11 cosas que hay que hacer en Castres
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.