Visita a los molinos de Kinderdijk: guía completa

Quien soy
Elia Tabuenca García
@eliatabuencagarcia
Autor y referencias

Resumen
  • Los molinos de Kinderdijk En pocas palabras
  • - No olvides la aplicación
  • - Los Países Bajos, sí, pero en temporada alta.
  • 1. El tour gratis a pie
  • 2. Museos y paseos
  • 3. Descubrimiento en bicicleta
  • 4. El crucero del río
  • 5. Kinderdijk y sus alrededores
  • - Rotterdam
  • - Dordrecht
  • - Gouda

Una visita a los molinos de Kinderdijk es un billete para viajar atrás en el tiempo y a través de la historia de los Países Bajos. ¿Listo para ir? Entonces, ¡buena suerte!

Los Países Bajos es una región que lleva su nombre particularmente bien. De hecho, es uno de los pocos países en los que una gran parte de la tierra está por debajo del nivel del mar. Por ejemplo, su capital, Ámsterdam, está a 6 metros bajo el nivel del mar. Bastante asombroso, ¿no? El pequeño pueblo donde se pueden visitar los molinos de Kinderdijk, pronunciado "kinder-deïk", no es una excepción. Su agitada historia nos ofrece hoy la oportunidad de ver algunos magníficos molinos de viento. Estos molinos de viento se han convertido en símbolos de la batalla que Holanda está librando contra su viejo enemigo: el mar. Diecinueve molinos de viento han hecho famoso al país, y muchos turistas vienen a verlos y a apreciar sus alrededores.


También lee:
Las 9 cosas que hay que hacer en Rotterdam
Los 12 lugares más hermosos para visitar en los Países Bajos
Los Países Bajos en Autocaravanas: consejos, zonas, rutas

Los molinos de Kinderdijk En pocas palabras

Durante el primer milenio, cuando los pescadores y cazadores decidieron asentarse en la región de Kinderdijk, nunca se quedaron allí por mucho tiempo. Las mareas impredecibles que inundan regularmente la tierra la hacen intransitable, si no peligrosa. En la Edad Media, ya en el siglo X, se construyeron diques y canales para contrarrestar el fenómeno natural de la subida del nivel del agua. De esta manera, el agua fue evacuada más fácilmente, pero esto tuvo el efecto de hacer que el suelo se redujera.


En 1421, una terrible tormenta rompió estos diques y ahogó a miles de personas abajo. Para evitar que esto vuelva a suceder, se instalaron molinos de viento para drenar los canales. Así es como nacieron los primeros molinos de viento de Kinderdijk. Hoy en día ya no se usan, aunque todavía son explotables. Fueron reemplazados en la era industrial por modernas estaciones de bombeo. En caso de un golpe fuerte, o una avería, siguen siendo la solución de emergencia!

Tomarse el tiempo para visitar los molinos de Kinderdijk durante su estancia en los Países Bajos es por lo tanto una gran idea. Quedará impresionado por la belleza del lugar y el pueblo adyacente: Kinderdijk. Se encuentra en lo que se llama un pólder: la confluencia de dos ríos. En este caso se trata de dos ríos: el Lek en el norte y el Noord en el este. El entorno natural de los molinos les da una atmósfera muy llamativa. Si tienes la suerte de ver el amanecer o el atardecer, descubrirás los increíbles colores del lugar. Y si por casualidad estás allí en un día de niebla o de bruma, no te preocupes, no le quita el encanto abrumador de los molinos de Kinderdijk.

No olvides la aplicación

La Agencia de Gestión de Molinos de Kinderdijk ha desarrollado una aplicación que está disponible en todos los mercados. Esta aplicación ofrece guías de audio e información adicional sobre cómo visitar los molinos en Kinderdijk. Sin embargo, sólo está disponible en holandés o inglés. Los usuarios multilingües deben ser conscientes de esto!


Los Países Bajos, sí, pero en temporada alta.

Sin embargo, no olvides que los molinos se encuentran en los Países Bajos, un país donde los inviernos son mucho más duros que en Francia. Así que, para una experiencia óptima y agradable, le recomendamos que vaya allí en la temporada alta y hermosa. Entre mayo y septiembre, el clima es más suave y claro y es menos fresco. Aunque es posible que algunas mañanas permanezcan frescas, las temperaturas suben rápidamente durante el día tan pronto como el sol brilla.

1. El tour gratis a pie

Un pequeño extra del sitio de Kinderdijk: ¡el acceso es gratuito! De hecho, una vez allí, no tienes que comprar una entrada para disfrutar de la vista. Por otro lado, el camino libre no permite hacer un bucle completo: hay que dar la vuelta. Sin embargo, esto no le priva de la oportunidad de ver los molinos y su famosa presencia. A ambos lados del canal, puedes explorar los molinos de Kinderdijk (especialmente los visuales). Sin embargo, sigue siendo un paseo muy agradable para los que aprecian el género. A orillas del Lek o del Noord, ¡deja que la magia del lugar te seduzca! Y si no tienes suficiente, opta por la parte complementaria de pago.

2. Museos y paseos

A diferencia del paseo libre, la oferta de pago le da acceso a los museos a lo largo del camino. Integrados en dos molinos, le ofrecen la oportunidad de descubrir los molinos desde el interior, con un vídeo explicativo sobre la región de Kinderdijk. En este video, aprenderá todo sobre el funcionamiento de los molinos y la historia que ha dado forma a la zona y a los Países Bajos. Además, aprenderás sobre la vida diaria de la gente en los días en que los molinos funcionaban sin automatización. En el segundo molino verá el mecanismo en acción, que está garantizado para funcionar.


¿A qué precio?

  • Adulto: 11 euros.
  • Niño (4 a 12 años): 5,50 euros.
  • Gratis para los niños menores de 4 años.

Aunque algunos pueden encontrar el precio de la entrada un poco caro, es importante saber que los fondos recaudados se utilizan para mantener los museos, molinos y senderos de la zona. De esta manera, la experiencia sigue siendo agradable para todos los usuarios! Además, prefiera comprar las entradas desmaterializadas en línea: éstas le darán descuentos (entre 2 y 0,50 euros).

3. Descubrimiento en bicicleta


Visitar los molinos de Kinderdijk en bicicleta es una alternativa muy interesante. En primer lugar, porque Holanda es el país de la bicicleta. En segundo lugar, porque te permite usar el carril bici a lo largo del canal. Ideal para los entusiastas del ciclismo, el ciclismo puede ser descubierto alquilando una bicicleta. No tendrás que limitarte a los molinos de Kinderdijk. De hecho, hay muchas otras rutas disponibles. Echa un vistazo al mapa que los enumera a todos. La ventaja de visitar los molinos de Kinderdijk en bicicleta es que puedes parar donde quieras para disfrutar de las vistas de los edificios y los canales.

¿A qué precio?

Puedes alquilar una bicicleta a la entrada del sitio por 2,50 euros por hora.

4. El crucero del río

Como habéis entendido, los molinos están situados en las orillas de dos ríos, cada uno formando un canal. Entonces, ¿por qué no visitar los molinos de Kinderdijk desde el agua? De hecho, puede elegir una opción de barco para un crucero de unos 30 minutos. De esta manera puedes absorber la atmósfera de Kinderdijk de los canales. Para más magia, haz un crucero por el río mientras se pone el sol. Los colores son increíbles y los molinos se iluminan a su vez (luces artificiales).

¿A qué precio?

  • Adulto: 6,50 euros.
  • Niño (4 a 12 años): 5,50 euros.
  • Gratis para los niños menores de 4 años.

5. Kinderdijk y sus alrededores

Rotterdam

Rotterdam es la gran ciudad más cercana a Kinderdijk. Está a sólo 23 kilómetros del pueblo del molino. Como la visita a los molinos de Kinderdijk no dura un día entero, se puede combinar este descubrimiento con el de Rotterdam. Luego se puso en marcha para conquistar esta joya de los Países Bajos, caracterizada por sus múltiples facetas y su poder portuario.

¿Cómo se llega allí?

  • Se puede llegar a Rotterdam desde Kinderdijk a través de la línea de agua nº 202, el Waterbus Rotterdam-Kinderdijk-Dordrecht en cualquier dirección. Esta es la forma más fácil, fuera del coche, por supuesto.
  • Si va en coche, siga la A15 y luego la A16 en dirección a Rotterdam.

Dordrecht

Aún más cerca de Kinderdijk que Rotterdam, Dordrecht es una ciudad discreta pero muy dinámica. Su historia ha sido azarosa con un comercio extravagante que fue eventualmente reducido por las muchas inundaciones. Hoy en día, es una agradable comunidad verde con arquitectura gótica. Después de su visita a los molinos de Kinderdijk, sus ojos se llenarán de magia y quedará encantado por la bucólica belleza de Dordrecht.

¿Cómo llego allí?

  • Puedes llegar allí por la misma línea de autobús acuático de Rotterdam: línea 202 Rotterdam-Kinderdijk-Dordrecht.
  • En coche, simplemente siga la N3 en dirección a Dordrecht.

Gouda

A vuelo de pájaro, la ciudad de Gouda no está lejos de Kinderdijk, a unos 20 kilómetros. Pero desde el punto de vista de la carretera, con los desvíos que los muchos canales le obligan a tomar, la ciudad está a unos 40 kilómetros de distancia. Si tienes un vehículo, no lo dudes. La ciudad del famoso queso te seducirá a primera vista. Aunque juega mucho con su producción de queso, con un mercado de queso en particular, tiene una multitud de otras cosas que ofrecer.

¿Cómo llegar allí?

Desde Kinderdijk tienes dos opciones: una que incluye una travesía en ferry y otra sin ella.

  • El cruce del ferry te llevará por la N210 y luego por la N207.
  • En cuanto al cruce del ferry sin, toma la A15 como si fueras a Rotterdam, pero bájate en la A20 y llegarás al Gouda.
Audio vídeo Visita a los molinos de Kinderdijk: guía completa

Elia Tabuenca García


Los Países Bajos en Autocaravanas: consejos, zonas, rutas ❯
Añade un comentario de Visita a los molinos de Kinderdijk: guía completa
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.