Los 13 lugares más hermosos para visitar en Eslovenia

Resumen
  • 1. Ljubljana
  • 2. El lago Bled
  • 3. Cuevas de Postojna
  • 4. El castillo de Predjama
  • 5. Piran
  • 6. El desfiladero de Vintgar
  • 7. Parque Triglav
  • 8. Las cataratas de Savica
  • 9. Velika Planina
  • 10. Lago Bohinj
  • 11. El collar de Vršič
  • 12. Ptuj
  • 13. Cuevas de Skocjan

¿Está planeando un viaje a Eslovenia? Descubre los 13 lugares más bellos para visitar en Eslovenia, la perla verde de los Balcanes!

Olvidada con demasiada frecuencia por los turistas, Eslovenia es un país dinámico situado al borde de los Balcanes y del mar Adriático.


Originario de la antigua Yugoslavia, este pequeño país alpino tiene una historia diversa, donde se entrelazan muchas culturas, como la eslava, la germánica, la románica y la húngara. Desde su independencia en 1991, la pequeña Suiza de los Balcanes ha podido protegerse del turismo de masas y poner de relieve sus numerosos activos. Con sus picos alpinos, bosques vírgenes, numerosas cuevas cautivadoras, puestas de sol en la costa adriática y mágicos lagos glaciales, Eslovenia se ha ganado la reputación de ser el corazón verde y soleado de Europa.

Si quieres tomar un respiro y recargar las pilas en un país encantador donde la naturaleza reina: ¡ven y visita Eslovenia! Hemos seleccionado para ustedes los 13 lugares más hermosos para ver en Eslovenia.

También lee: 8 cosas que hay que hacer en Maribor

1. Ljubljana

Ljubljana, que significa "la amada" en esloveno, es una de las ciudades más verdes y agradables de Europa. La capital eslovena fue votada "Capital Verde Europea" en 2016. Durante su visita, verá que Ljubljana es un crisol arquitectónico.


Muchas influencias del pasado marcan los barrios y edificios de la ciudad: el estilo medieval está omnipresente en el Casco Antiguo, mientras que el encanto barroco se puede sentir en la Plaza Mestni Trg, que alberga el Ayuntamiento. No te pierdas el Puente Triple construido por el arquitecto Jože Plečnik y la encantadora plaza Stari trg, que conduce a un lugar de visita obligada cuando decidas visitar Eslovenia: el Castillo de Ljubljana.

2. El lago Bled

Considerado una de las joyas de Europa, el lago glaciar de Bled es sin duda el lugar más famoso de Eslovenia. Las majestuosas montañas y el islote en el corazón del lago se mezclan perfectamente para ofrecer un pequeño rincón de tranquilidad aislado del ajetreo de la ciudad.

Llegar al castillo de Bled, situado en un acantilado de más de 100 metros de altura, para disfrutar de una impresionante vista de los Alpes Julianos, el lago de color esmeralda y laiglesia barroca de Santa María de la Asunción que se encuentra en el centro de la isla. El sendero de seis kilómetros de largo alrededor del lago le ofrecerá paisajes románticos y encantadores.

3. Cuevas de Postojna

Sólo Eslovenia tiene casi 7.000 cuevas. No se puede visitar Eslovenia sin hacer un desvío a las Cuevas de Postojna, las más famosas del país. Con dos millones de años y más de 20 kilómetros de largo, estas cavernas subterráneas están entre las cuevas cársticas más grandes del mundo.


Un paseo en un tren turístico le llevará a un laberinto subterráneo para admirar múltiples conjuntos de estalactitas y estalagmitas de formas misteriosas. Luego, un viaje subterráneo de 1,7 kilómetros le permitirá experimentar un cautivante viaje en un escenario irreal de esculturas de piedra caliza, construidas por diminutas gotas a lo largo de millones de años.

4. El castillo de Predjama

Este castillo troglodita es un asombroso edificio construido en una ladera rocosa, justo encima de un abismo, en una cavidad empinada a 123 metros de altura. Detrás del edificio hay un enorme laberinto de galerías que permitían a los ocupantes ir y venir en secreto, de ahí su nombre, que significa "delante de la cueva".

Construido en el siglo XII y renovado en 1583, este castillo todavía impresiona por su armonía con la naturaleza y desde sus alturas se puede disfrutar de una espectacular vista del campo circundante. No dude en continuar su visita dentro del castillo para descubrir las diferentes salas que datan de la época medieval.

5. Piran

Es una de las ciudades más auténticas y fotogénicas de los Balcanes. Piran, situada en una península que se hunde en el mar Adriático, es una antigua ciudad portuaria rodeada de murallas medievales, totalmente clasificada como monumento histórico y cultural. Caminar en Piran significa retroceder en el tiempo para descubrir la magnífica arquitectura gótica veneciana de los callejones, plazas y edificios.

La influencia italiana presente en este balneario le recordará la ciudad de Venecia. Vengan a admirar la magnífica plaza principal Tartinijev Trg y su suntuosa casa veneciana del siglo XV con sus balcones y ventanas finamente trabajadas. Desde las murallas, se puede disfrutar de una impresionante vista de los tejados de Piran. Desde el campanario de la iglesia de San Giorgio, fuertemente inspirado en el de Venecia, también se puede disfrutar de una vista panorámica del mar Adriático.


6. El desfiladero de Vintgar

Este paseo a lo largo de un tumultuoso río verde esmeralda es una obligación si planea visitar Eslovenia. El profundo desfiladero de Vintgar, descubierto en 1891, se considera el sitio más salvaje de la región de Bled.

Tomará pequeñas pasarelas y escaleras de madera que suben por la ladera de la colina durante casi dos kilómetros para descubrir un estrecho cañón, una vegetación encantadora, cascadas translúcidas y magníficas vistas a cada paso. El camino termina con una imponente y radiante cascada, llamada "øum" y de más de 13 metros de altura.

7. Parque Triglav

Este sitio montañoso, el único parque nacional y la mayor zona protegida de Eslovenia, creado en 1924, ocupa el 4% del territorio nacional y abarca casi la totalidad de los Alpes Julianos eslovenos. Toma su nombre del Monte Triglav, de 2864 metros de altura, que culmina en su centro.

Subir a la cima de los picos, gracias a los numerosos senderos señalizados, para admirar un panorama impresionante o participar en una actividad acuática en las aguas color esmeralda del valle de Soča para observar una abundante fauna y los magníficos valles alpinos verdes. El Parque Triglav atraerá a los amantes de la naturaleza y a los excursionistas.

8. Las cataratas de Savica

Situadas en el Parque Nacional de Triglav, en el corazón de los Alpes Julianos, las cascadas, de 78 metros de altura, desembocan en el lago Bohinj y se han convertido en las cascadas más emblemáticas de Eslovenia. Los lagos del valle de Triglav alimentan esta cascada - llamada "Bohinj" - que se ha convertido en una de las cascadas más emblemáticas de Eslovenia.

La especificidad de estas caídas es que parte del flujo pasa por otro túnel del que se escapa una segunda caída de 25 metros. Un sendero sombreado y 533 escalones le llevarán a la cima para admirar el agua cristalina y refrescante. Esta majestuosa cascada anidada en el bosque es una visita obligada cuando se elige visitar Eslovenia.

9. Velika Planina

Esta exuberante y verde meseta montañosa, encaramada a una altitud de 1500 metros, es la que mejor representa el alma y la autenticidad del país. Este magnífico sitio, situado a unos pocos kilómetros al norte de la capital Ljubljana, debe su fama a su belleza natural e intacta.

Te encontrarás con chozas de madera de pastor en el pueblo de Velika Planina y verás praderas hasta donde alcanza la vista. Tienes la opción de tomar un ascensor de góndola hasta la cima o tomar uno de los muchos senderos de excursión. Si sólo tiene un paseo por la montaña para elegir en su viaje, este es el que recomendamos.

10. Lago Bohinj

Situado en el norte del país, el lago Bohinj es la joya del Parque Nacional de Triglav. Es menos popular que el lago Bled pero más salvaje. Por lo tanto, vale la pena el desvío y una parada obligatoria cuando se planea visitar Eslovenia.

Este lago, el más profundo del país con 45 metros, revela una naturaleza salvaje y una biodiversidad excepcional. Te encontrarás con muchas especies de plantas y peces. Siéntese en una canoa para observar un panorama único del lago con sus aguas transparentes rodeado por las míticas montañas de los Alpes.

11. El paso de Vršič

El paso de Vršič, situado cerca de las fronteras con Italia y Austria, debe su reputación a su condición de paso más alto de Eslovenia, pero también a sus 50 curvas numeradas, todas las cuales deben ser atravesadas para llegar a él.

Desde la cima del paso, tendrá la oportunidad de disfrutar de un fabuloso panorama del Parque Nacional de Triglav, las montañas y sus vertiginosos acantilados, el Valle de Trenta y el Monte Prisojnik, que se eleva a más de 2547 metros.

12. Ptuj

¿Quieres visitar una de las ciudades más antiguas de Eslovenia? Situada al noreste del país, la ciudad de Ptuj, pronunciada Ptuj, le encantará.

Esta encantadora y pintoresca ciudad de 17.000 habitantes cuenta con un atractivo centro urbano medieval. Paseen por las tranquilas callejuelas para admirar las bonitas casas de techo rojo por las que el pueblo es famoso. El Castillo de Ptuj es una gran atracción y te enseñará más sobre la historia de la zona.

13. Cuevas de Skocjan

Más salvajes y menos frecuentadas que las Cuevas de Postojna, las Cuevas de Åkocjan son innegablemente dignas de ser vistas durante su estancia en Eslovenia. Estas cuevas de piedra caliza en la región del Karst, en el suroeste del país, son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1986.

En las galerías subterráneas, que se extienden por casi cinco kilómetros, verá impresionantes cavidades de más de 100 metros de profundidad, puentes naturales, un cañón, estalactitas y fascinantes estalagmitas - de varios tamaños y colores - la mayor de las cuales tiene 15 metros de profundidad.

Audio vídeo Los 13 lugares más hermosos para visitar en Eslovenia
Añade un comentario de Los 13 lugares más hermosos para visitar en Eslovenia
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.